No hay dos sin tres

Dicen que no hay dos sin tres y que a la tercera va la vencida. Estas dos afirmaciones, que habitualmente son contradictorias entre sí, parece que en esta ocasión pueden cumplirse. Si a esto le añadimos que no hay quinto malo, la previsión de unas quintas elecciones en cinco años servirían para cerrar el círculo del refranero español. De todos modos, cuando todos los astros se alinean, es más probable que los augurios no se cumplan (por llevar la contraria) y que finalmente tengamos gobierno antes de que termine de año. Y es que el temor al recrudecimiento de la crisis económica en unas nuevas elecciones puede ser más efectivo que el bálsamo de Fierabrás.

Como en abril, el ganador de estas elecciones ha sido nuevamente Pedro Sánchez. A pesar de que se pueda considerar una victoria pírrica (y que para este viaje no hacía falta unas alforjas de 200 millones de Euros) es el único que aparece con opciones de formar gobierno. Tocará volver a desearle el mayor de los éxitos. Esperemos que esta vez sí sea capaz de ponerse a trabajar, a pesar de lo exhausto que ha terminado después de dar tantas entrevistas (con algún que otro desliz).

tabla escaños

En noviembre ha habido una participación casi 6 puntos inferior a la que se produjo en abril, lo cual es un logro teniendo en cuenta el hastío que se percibe hacia la clase política. Considero que es posible que haya aumentado la participación en los últimos días como consecuencia de la reaparición del miedo a la derecha, que era un argumento que se consideraba amortizado después de las elecciones municipales y autonómicas, pero que resurgió con las últimas encuestas (que esta vez sí han sido acertadas… menos la del CIS). Ahí tenemos un primer candidato a presentar la dimisión.

Si partimos de los bloques que se quisieron construir para las anteriores elecciones de abril, podemos comprobar cómo ha habido nuevamente un empate entre los bloques de izquierda (PSOE + Podemos + Más País) y de derechas (PP + Vox + Cs). El empate sería casi exacto si sumamos los casi cien mil votos de Navarra Suma (NA+). En esta ocasión, sin embargo, la distribución de escaños ha hecho que la distancia quede reducida a 8 (6 con NA+) frente a los 19 (17) de la anterior convocatoria.

Las elecciones generales son en realidad 52 elecciones, por el sistema electoral que tenemos. Esto provoca que la distribución de escaños difiera dependiendo de los resultados que se produzcan por provincias. Del mismo modo que en abril el PP + Cs necesitaron un millón de votos más que el PSOE para obtener el mismo número de escaños (123), en noviembre PP + Cs han obtenido el mismo número de votos (junto con NA+) que el PSOE para obtener 20 escaños menos (120 frente a 100). Esto es consecuencia de una Ley D’Hondt que provoca que tanto a Cs como Más País les haya costado tres veces más votos obtener un escaño que al PSOE.

Podemos analizar las diferencias con relación a abril:

Diferencias
  • El PSOE ha perdido casi un 10% de los votos con relación a las elecciones anteriores. No obstante, al haber mantenido la primera posición en muchas provincias, tan solo le ha penalizado con 3 escaños. No ha logrado su objetivo de incrementar su posición, a pesar de la sobre-exposición mediática de su líder. Quizá si Pedro Sánchez hubiese estado callado, le hubiese ido mejor al PSOE. Aunque quiso dar una imagen de moderación, no solo no recibió los votos perdidos por Cs sino que además perdió parte de los propios, algunos de los cuales podrían haber ido incluso a Vox.
  • El PP ha logrado un importante incremento de más de 650 mil votos, lo que les sitúa a 7 puntos del PSOE frente a los 12 de abril. No obstante, ha quedado muy por debajo de algunas encuestas que lo situaban por encima de los 100 escaños. La suma del incremento de votos de PP y Vox (más de 1 millón 600 mil votos), queda lejos de los 2 millones y medio de votos que ha perdido Cs.
  • El incremento de votos de Vox le ha permitido beneficiarse de ser la tercera fuerza política, lo que ha llevado a que cada escaño le cueste casi la mitad que en las elecciones anteriores. La imagen tan negativa que se ha proyectado de ellos finalmente les ha ayudado. Desde Zapatero, lo más importante es el talante (la forma sobre el fondo) y ahí es donde creo que ganó el líder del partido, Abascal, en la entrevista en El Hormiguero y en el Debate Electoral. Ello, unido la tensión política existente (que favorece la polarización) y el hastío con la política convencional son las claves de su éxito políticamente incorrecto.
  • Podemos ha perdido 600 mil votos con relación a abril, lo que le lleva a tener 2 millones de votos menos que en 2016. No obstante, esos votos le pueden dar más protagonismo político debido a la errática política de pactos de Sánchez, que les coloca con más fuerza para las negociaciones que se pueden iniciar ahora (¡Con Iglesias sí!, se gritaba anoche en Ferraz). Ha podido resistir con el espacio que le dejó Sánchez de la izquierda auténtica.
  • Cs ha sufrido la gran debacle, con una pérdida del 60% de los votos y un 80% de los escaños. Era el gran objetivo de Sánchez, que con su política plebiscitaria de búsqueda de adhesiones (junto con la torpeza de su ex líder) hizo que Rivera entrase en un círculo vicioso en el que cualquier ocurrencia (liberales ibéricos o perritos lecheros) le hacía caer en barrena y agotar la paciencia de sus votantes. Donde antes se vio a un potencial presidente (si Rajoy hubiese convocado elecciones en la moción de censura) o vicepresidente (si hubiese pactado con un Sánchez -que no quería- en abril), ahora ha quedado en un regreso a la vida privada.
  • Más País ha sido el otro gran fiasco de las elecciones, donde apenas ha logrado sumar un 60% de los votos que se ha dejado Podemos, provocando un gran alborozo en Galapagar. Compromís aporta un tercio de sus votos, que ya tenía en abril.

Si miramos los resultados en Cataluña, que ha centrado gran parte del debate en estas elecciones, vemos cómo los resultados no han variado mucho con relación a abril. El número de votantes independentistas ha permanecido casi igual, aunque el porcentaje se incrementa del 39 al 42%, a pesar de la entrada de la CUP con dos escaños (cuyo resultado parece ser la suma de Front República más los votos perdidos por ERC -un 14% menos-), mientras que JxC repite votos con un escaño más. En el lado no independentista es donde se ha incrementado la abstención con 315 mil votos menos: Cs (-260 K), PSC (-168 K) y Podemos (-68 K). Llama la atención que la suma de votos PP + Cs + Vox es prácticamente la misma que el PSC (casi un 20%), pero obtienen 6 escaños entre los tres frente a los 12 del PSC.

Otros aspectos relevantes:

  • Melilla ha estado muy cerca de tener el primer congresista musulmán, ya que la distancia de CpM con el PP se ha reducido a menos de 200 votos, recibiendo muchos sufragios del PSOE en abril.
  • Teruel Existe es una de las peores noticias a mi entender de estas elecciones. Es muy peligroso que los ciudadanos piensen que la única manera de obtener beneficios sea con la proliferación de partidos regionalistas o localistas frente a opciones generales en todo el país. Es la consecuencia de las cesiones históricas a los partidos nacionalistas.
  • La nula representación de partidos conservadores nacionales en el País Vasco: Ha sucedido algo similar a Cataluña, donde el PP se ha quedado a apenas 100 votos de tener un diputado en Vizcaya (con más de 23 mil votos de Vox + Cs) o en Álava, donde un transvase de votos de Podemos a Bildu ha dejado al PP a 2 mil votos de un escaño (mientras Vox + Cs suman más de 9 mil).

¿Y ahora qué?

Ésa es la gran pregunta. Después de unas elecciones en abril donde Sánchez tenía muchas opciones para elegir (pacto con Cs, abstención de PP y Cs o acuerdo con Podemos más abstenciones de nacionalistas) ve ahora cómo el abanico de posibilidades se ha reducido, empezando por un menor apoyo a su candidatura. Su gran ventaja es el crecimiento de Vox, del mismo modo que a Rajoy le beneficiaba un Podemos fuerte. Los pactos del bloque de la derecha son casi imposibles si es Cs quien tiene que apoyar un acuerdo PP – Vox.

La primera opción, que muchos queremos, es la gran coalición o un acuerdo de los grandes partidos constitucionalistas y moderados. Aquí hay un tema importante a resaltar: La abstención de PP y Cs no es suficiente para la investidura de Sánchez. En este caso, el PSOE tendría 120 votos a favor, 100 abstenciones y 130 votos en contra. La única opción sería sumar otros 6 votos favorables (los 2 escaños de Coalición Canaria, 1 de Teruel Existe, 1 de PRC y a ver de dónde obtienen los otros 2…). Otra posibilidad es conseguir el de la nueva dirección de Cs (para lo que algo tendría que ofrecer el PSOE), otros escaños de partidos regionalistas y la abstención del PP…

Parece una opción muy remota, sobre todo porque implicaría un cambio total en la política de alianzas que ha establecido en el resto de elecciones. Esta situación descarga de presión al PP, ya que para un se necesita de una negociación y contrapartidas por parte del PSOE, quien ha de decidir nuevamente entre Setas y Rolex. Ahí habrá que ver la inteligencia del PP (García Egea no parece tener mucha) y no caer en la tentación de creer muerto a Cs y lanzarse a luchar con medidas populistas contra Vox, ya que la pérdida puede ser catastrófica al dejar el centro al PSOE y al resurgir de Cs. El miedo del PP es dejar la derecha libre para Vox, pero juega con la ventaja de presentarse como el partido del desbloqueo. Una vez pasado el periodo de desahogo contra Sánchez, puede realizar propuestas que sean interesantes para los ciudadanos, con la ventaja para ellos de saber que es muy complicado que el PSOE las acepte.

La segunda opción pasa porque Sánchez compre píldoras para dormir y vuelva a negociar vicepresidencias y ministerios con su socio preferente: Podemos. Si además quiere cumplir con su promesa electoral de no pactar con partidos independentistas ni con la derecha (Cs + PP), la negociación pasa por un acuerdo a 8 bandas (120 PSOE + 35 Podemos + 3 Más País + 7 PNV + 2 CC + 1 BNG + 1 PRC + 1 Teruel Existe), que sumarían 170 votos afirmativos, a los que habría que sumar 13 abstenciones de ERC, que le permitirían ganar en segunda votación frente a 167 votos en contra (88 PP + 52 Vox + 10 Cs + 8 JxC + 5 Bildu + 2 CUP + 2 NA+).

En el caso de que no logren sumar a Coalición Canaria (bastante maltratada últimamente por el PSOE), necesitarían 5 abstenciones adicionales, que tendrían que venir de Bildu. Sinceramente, no es un panorama alentador. Otra opción para evitar el apoyo / abstención de Bildu tendría que venir paradójicamente del voto afirmativo de los 2 diputados de NA+, quienes evidentemente exigirían que les permitan gobernar en Navarra. Ello implicaría romper el pacto que hizo el PSOE para obtener la abstención de Bildu y gobernar, lo que nunca apoyaría el PNV (su socio junto con Podemos). Y con todo ese conglomerado, habría que pactar Presupuestos durante 4 años

La tercera y última opción, que es la deseada por Sánchez y apoyada por el Grupo Prisa, consiste en una abstención masiva a derecha e izquierda, donde le dejen gobernar en solitario (con pactos a conveniencia) o abocar a España a terceras elecciones. Es la misma táctica que ha seguido desde abril… pero con el riesgo de dar razón al refranero y tener el mismo dudoso éxito que ha cosechado en estas elecciones. Además, tendría que pactar Presupuestos todos los años en un entorno de crisis.

Otras consideraciones de cara a futuro:

  • Vox ha obtenido más de 3 millones y medio de votos, el doble que los partidos independentistas en Cataluña. Si hay gente que afirma que no se puede dejar de escuchar a 2 millones de ciudadanos separatistas, tampoco habrá que hacerlo con los votantes de Vox. Si se han abierto debates que se consideraban cerrados (como está sucediendo en otras partes de Europa), no hay que tener miedo y habrá que volver a discutir y razonar sobre ellos. Si el PP se quiere disfrazar de Vox para robar votos, su resultado será la debacle. El original siempre vence a la copia. Por el contrario, si se mantiene firme y estable, podrá terminar beneficiándose de una probable autodestrucción de Vox con previsibles peleas internas provocadas por el matrimonio Espinosa – Monasterio vs Abascal.
  • Vox ha rentabilizado la situación política y sus apariciones públicas, donde se han dado a conocer, transmitiendo que no son tan fieros como los pintaban (al menos en la forma). Curiosamente, lo mismo sucede con algunos colectivos a los que atacan, que cuando te acercas a ellos puedes comprobar que la gran mayoría tienen mucho que aportar y son mucho menos de temer de lo que transmiten los líderes de Vox.
  • Cs va a comenzar un periodo de transformación. El reto es que las ideas venzan al personalismo (al contrario de lo que sucedió con Rosa Díez) y se pueda dar continuidad a un proyecto de centro liberal. La sucesión lógica pasa por Arrimadas, aunque inicie también con el lastre de una pérdida del 60% de votos en Cataluña y quedar como octava fuerza tras haber ganado las elecciones dos años antes. Habrá que ver si no es la tercera vez que una mujer ve frustrada su esperanza de liderar un partido nacional por contraposición de las bases con el aparato (como le sucedió a Susana Díaz o a Soraya Sáenz de Santamaría). Puede tener un importante arrastre en el voto femenino y sería una aportación muy valiosa para la política nacional.
  • Habrá que ver cómo afecta el cambio de jerarquía entre Cs y Vox a los acuerdos existentes entre ambos para el gobierno de ayuntamientos y comunidades con el PP, ante una nueva dirección de Cs que quiera marcar más distancia con Vox y un Vox que quiera presionar al sentirse con más fuerza para que se apliquen las políticas que ellos reclaman.

Veremos qué nos depara el futuro: gobierno, terceras elecciones o si tendremos que irnos por sevillanas… donde en la cuarta son los lances definitivos.

4 comentarios en “No hay dos sin tres

  1. Pingback: El modificado – Zihuatanejo

  2. Pingback: Gafas – Zihuatanejo

  3. Pingback: Bisagras – Zihuatanejo

  4. Pingback: El valor – Zihuatanejo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s