The Sound of Silence

Cuando se termina el verano, se publica el ranking de las canciones más importantes que nos han acompañado durante estos tres meses. Así, cuando uno se hace mayor y vuelve a escuchar los grandes éxitos de aquel verano, recuerda ese tiempo caluroso y lleno de sensaciones para esbozar una sonrisa nostálgica… o un triste lamento. En este verano de 2019, el hit más importante no ha sido precisamente un nuevo lanzamiento de reguetón, sino una clásica canción de Luz Casal: No me importa nada.

Tú juegas a quererme,
yo juego a que te creas que te quiero,
conozco la jugada
sé manejarme en las distancias cortas
Y no me importa nada, NADA…

Cuando el joven enamorado recuerde este verano, no podrá tener el anhelado recuerdo de la persona amada que le acompaña sonriente con sus manos entrelazadas con las suyas mientras dan un paseo entre miradas cómplices por el malecón, sino que llorará en silencio por aquel romance que vio tan cercano, pero que terminó rompiendo su alma hasta escribir sobre un vidrio mojado por sus lágrimas el nombre de aquel frustrado amor de verano. Y mientras pone tiritas en su corazón partío, el Spotify del ser amado que rechazó al aspirante a coalicionarse sonará a todo volumen con otro clásico de Radio Futura (para que no se diga que no tienen gustos musicales parecidos):

Y si te vuelvo a ver pintar
un corazón de tiza en la pared
te voy a dar una paliza por haber
escrito mi nombre dentro

Con el retorno a la cotidianidad, el amante dolido intentará restañar sus heridas. Ante la ausencia de terrazas y los primeros fríos del otoño, tendrá que refugiarse en las discotecas al ser de la vieja escuela. No tiene Tinder. Ahí quedará deslumbrado con una bella dama. En su proceso de acercamiento, preguntará a qué se dedica, cuántos años tiene o intentará una ocurrencia para arrancarle una sonrisa pero, como en el chiste, será su mejor amiga la que vaya respondiendo de forma cortante por ella. Frustrado por su silencio, le preguntará directamente ¿pero tú no puedes hablar? A lo que ella responderá ¿Pá qué, pá cagal-la?

En realidad, ese joven no es más que una metáfora de la nueva campaña electoral que está comenzando (si es que la anterior se terminó en algún momento), donde quien tiene más opciones de no perder la ya menguada confianza de la población es el candidato que menos hable. Ya está asumido que la clase que nos representa cada vez es menos capaz y cuando hablan, sube el pan. Por eso, no hay como recordar a Neruda y su Poema XV: Me encanta cuando callas porque estás como ausente…”. ¡Qué mejor forma para enamorarnos que con su silencio!

En el país que se quiso dividir en dos mitades y en el que ahora se quiere instalar el relato de ocupar el centro va a consistir en ganar el relato de las culpas como opción para ganar la confianza. La mitad derecha está callada, esperando la evolución de acontecimientos, mientras que la mitad izquierda está convencida de que esa mitad de malos y perversos ya está desactivada y correrán a vender su película.

Como era de esperar, lo que está saliendo es una película marxista. Después de pelearse por dos (o tres) huevos duros en Una noche en la Ópera, ahora quieren quemar Más Madera en su batalla fratricida de Una noche en el Oeste, sin darse cuenta de que los quemados somos los electores. Y los protagonistas de esta película son Harpo Errejón (que todavía no se arranca a hablar), Chico Iglesias (el enfadado que se queda sin plano) y un injerto entre Zeppo (el hermano guapo e insustancial) y Groucho Sánchez (si no te gustan mis principios, tengo otros).

La esperanza que tienen para el estreno de su largometraje es que Vox caiga por su propio peso con un asunto tan urgente e importante en nuestras vidas como es la exhumación de Franco y volver a atizar el miedo a la extrema derecha. Mientras tanto, tendremos la sentencia del golpe de estado en Cataluña, el Brexit y una ralentización económica que ya es una realidad. Y nuestros representantes sin trabajar

Diremos entonces hola a la oscuridad (mi vieja amiga) mientras sintonizamos a Simon & Garfunkel y recordaremos a esas personas que oyen sin escuchar o las que hablan sin decir nada. El sonido de silencio.

4 comentarios en “The Sound of Silence

  1. Pingback: No hay dos sin tres – Zihuatanejo

  2. Pingback: Amistades Peligrosas – Zihuatanejo

  3. Pingback: Gafas – Zihuatanejo

  4. Pingback: Bourbon – Zihuatanejo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s