Acerca de

Cuando era becario, uno de mis primeros jefes realizó la siguiente pregunta: ¿Quién es la persona que conoce más de un tema? Guardé silencio, ya que las preguntas retóricas es mejor no responderlas cuando tú eres el novato y acabas de aterrizar a tu primer lugar de trabajo (lecciones de la mili a la que no fui). La última persona que lo ha estudiado. Se auto respondió.

No me atreví a llevarle la contraria, aunque no quedé del todo convencido. Siempre he pensado que hay que tener una base profunda para ser quien más conoce de un determinado tema, y que únicamente en los temas sencillos puedes ser la persona que abarca mayor conocimiento por ser el último en analizarlo. Con el tiempo he reafirmado mi opinión, a pesar de estar un tanto a contracorriente en este mundo adanista que me ha tocado vivir, donde los recién llegados tienden a despreciar la valiosa aportación de las personas que les precedieron.

No obstante, para un becario novato era siempre estimulante recibir ese tipo de lecciones, ya que te hacía sentir que tus opiniones podrían ser incluso tomadas en consideración. Además, sin llegar a creerme el mayor experto, me daba la opción de crear opiniones propias y no ser un mero altavoz de las ajenas. De este modo, decidí ser crítico, profundizar en los temas que me preocupan y expresar mi propio punto de vista, siendo consciente de que puede ser refutado por personas que tengan mayores conocimientos a los míos… o ser incluso compartido. Por eso, al no ser experto en nada, he tenido la posibilidad de escribir de todo, sin riesgo de que me tomen realmente en serio, pero con la suficiente profundidad como para que tampoco me tomen totalmente en broma. 

La idea de escribir nació con la intención de tener agrupados en un único lugar pensamientos acerca de los diversos temas que me ocupan y preocupan, desde un espíritu crítico, y con un punto de vista propio. Al final, se me fue de las manos y he escrito acerca de muchos más temas de los previstos, sin la necesidad de establecer ninguna verdad absoluta en los asuntos que trato. Todo lo escrito no ha de tener mayor utilidad que disfrutar de un tiempo ameno, a la vez que observar la realidad con una mirada diferente a la que habitualmente nos muestran.

A la hora de poner nombre al Blog tenía dos opciones basadas en mis largometrajes favoritos. Ilsa y Rick encontraron su lugar de referencia en el París previo a la invasión de los nazis, aunque lo que realmente les quedó fue Casablanca. Andy Dufresne, en cambio, encontró su lugar en Zihuatanejo, escapando de su condena a Cadena Perpetua en la prisión de Shawshank. Elegí Zihuatanejo porque no es un alegato al pasado sino al futuro, a la esperanza, a la amistad y a la fe en las personas. Es el lugar en el que creo y al que quiero escribir.

Get Busy Living or Get Busy Dying (empeñarse en vivir o empeñarse en morir). Es la dura decisión que hubo de tomar Andy Dufrasne en una situación límite y es la misma decisión que tengo que tomar todos los días al levantarme. Como no hay una tercera alternativa y siempre hay que empeñarse en algo, apuesto por vivir… y con una sonrisa.

Espero que leer mi camino hacia Zihuatanejo os resulte tan entretenido como está siendo para mí escribirlo.… y si lo queréis en papel, ya está disponible una selección de los mejores artículos en vuestra librería.