Generales 2019

Susana Díaz, la división del centro derecha, Zapatero, el miedo, el amateurismo y el conformismo han sido relevantes en unas elecciones en las que las encuestas han acertado por una vez. El mayor protagonista ha sido Pedro Sánchez, con una victoria abrumadora respecto de su más inmediato perseguidor. Hay que felicitarle y esperar que tenga un gestión exitosa, ya que de ella nos beneficiaríamos todos los españoles, que tenemos una cantidad enorme de retos delante, aunque de muchos no se haya hablado en campaña.

La clave del éxito de las encuestas lo ha provocado el acierto en el porcentaje de participación. Casi 2 millones de personas más han votado en esta elección, que tenía un censo inferior en 1,7 millones de electores en 2019 respecto a 2016 (34,8 frente a 36,5). Una participación masiva es siempre una gran noticia (sobre todo para el sector más movilizado). La consecuencia la podemos ver claramente en la comparación de los resultados de las elecciones autonómicas andaluzas con las generales. El 60% del casi millón de nuevos votos en estas elecciones en Andalucía han ido a parar al PSOE. Dos tercios al bloque de izquierdas. Y apenas han transcurrido 5 meses.

 GeneralesAutonómicas% Voto nuevo
EscañosVotos%EscañosVotos%
PSOE241.563.82834%331.009.24327%59%
Cs11808.86518%21659.63118%16%
PP11785.19917%26749.27520%4%
PODEMOS9651.16014%17584.04016%7%
VOX6611.22013%12395.97811%23%
TOTAL 4.630.065  3.691.859 938.206

El resultado, no obstante, tampoco sería para tirar cohetes por parte del PSOE. Si lo analizamos por bloques, la victoria del bloque de la izquierda sobre la derecha ha sido por apenas 10 mil votos (el 0,2% del electorado) en un feudo tradicionalmente socialista, pero su premio es de 5 escaños más (el 8,2%). 30 mil votos más de PP y Cs valen 2 escaños menos que los votos del PSOE y 40 mil votos más de Podemos suponen 3 escaños más que los votos de Vox. En las nuevas elecciones, Vox se ha accionado en más de 200 mil nuevos votantes hasta casi superar a Podemos, pero la izquierda ha reaccionado en casi 650 mil, con un PP plano y Cs que también mejora significativamente (150 mil). Susana Díaz abrió el camino a Pedro Sánchez. Vivió su profecía autocumplida al alertar sobre un fantasma muy vivo que le llevó a hacer las maletas del palacio de San Telmo. Sin embargo, su prédica en el desierto de las autonómicas ha sido un oasis para el PSOE en las generales. Parajodas de la vida…

Otra de las claves de las elecciones ha sido la división entre el centro derecha. Mucho se ha escrito acerca de las tres derechas, pero abruma el dato de que PP y Ciudadanos hayan conseguido exactamente el mismo número de representantes en el Congreso que el PSOE (123 escaños), con la diferencia de haber obtenido más de 1 millón de votos extra (un 13,5% más). Ésta ha sido la principal batalla de las elecciones. Ser el primero de los perdedores, con pellizcos de monja entre Rivera y Casado. No obstante (y me parece un error) en el PP se van a fijar más en el dato de que la suma de sus votos con Vox superan los 7 millones (tan solo un 6% menos que el PSOE) pero suponen 33 escaños menos (un 27%). A Vox le cuesta un 83% más que al PSOE obtener escaño (como a IU hace no tantos años). A Podemos un 46%. Los más baratos, los de Bildu y el Partido Regionalista de Cantabria (poco más de 50 mil votos).

 20192016
EscañosVotos%votos x escaño EscañosVotos%votos x escaño 
PSOE1237.480.75528,7%60.8190,0%855.424.70922,7%63.82010,6%
PP664.356.02316,7%66.0008,5%1377.906.18533,0%57.7090,0%
Cs574.136.60015,9%72.57219,3%323.123.76913,1%97.61869,2%
PODEMOS423.732.92914,3%88.87946,1%715.049.73421,1%71.12323,2%
VOX242.677.17310,3%111.54983,4%046.6380,2%  
OTROS382.635.72810,1%69.36114,0%251.659.5206,9%66.38115,0%
  25.019.208    23.210.555   

 Cs ha decidido luchar por la hegemonía en el centro derecha y su principal objetivo (casi conseguido) ha sido desbancar al PP como principal partido de la oposición. Rivera (por fin) ya tiene claro qué quiere ser de mayor. El PP se ha mostrado obsesionado por cerrar la sangría que preveía por la derecha de Vox. Posiblemente haya sido también artífice para que Vox no haya obtenido un resultado más alto, pero hizo más creíble el miedo a la entrada de la extrema derecha en el gobierno y ayudó a que la izquierda se movilizara. Por otro lado, Cs ha obtenido la recompensa del voto más moderado y receloso de Vox. La conclusión va a ser clara, Cs no se puede permitir pactar con el PSOE, ya que estaría en juego su supervivencia y regalaría el centro derecha al PP. La misma disyuntiva en la que estaba el PSOE del “no es no” ante Podemos.

Zapatero fue quien introdujo en España el lema del talante. España es un país muy visceral, en el que se pasa con celeridad de estar exaltado con un problema a ser los más moderados y quitarle importancia en el momento en el que dicho problema se apacigua. Con poco tiempo de margen se genera otro problema y la exaltación se pasa a esa nueva preocupación. Y así sucesivamente. España ha pasado en un tiempo récord de estar hondamente preocupada con las consecuencias de la amenaza golpista (el relator) a poner el foco en el riesgo de la ultraderecha (manifestación en Colón). Menos de una semana. Así, partidos que en otras elecciones se presentaban amenazadoras para la estabilidad han proyectado una imagen de moderación (Pablo Iglesias en los debates es un ejemplo paradigmático), lo que ha casado mucho mejor con la sensibilidad del electorado.

El miedo a la ultraderecha (que se lo han ganado a pulso en algunas manifestaciones, como cerrar cadenas de televisión) ha movilizado a más de millón y medio de personas más a votar en contra de opciones de derecha (PSOE + Podemos + Otros) respecto a las elecciones de 2016, mientras que el perfil más bronco de la derecha apenas ha movilizado a su electorado (100 mil votos adicionales). Torra, Otegi, Puigdemont o el separatismo se consideran un riesgo más lejano que la extrema derecha. El talante típico español también está llevando a que en el País Vasco y Cataluña las posiciones constitucionalistas estén quedando cada vez más relegadas. Es duro, pero nadie quiere recordar los años trágicos del País Vasco y una fuerza como el PP ya no tiene representación, a pesar de su sacrificado esfuerzo por acabar con el terrorismo. La suma de PP, Cs y Vox suman casi el 13% de los votos, pero ningún escaño. Bildu el 16,7% y 4.

También parece sentirse el mensaje de hastío de los ciudadanos por el tema separatista catalán. A nadie le gusta que se mencione de manera repetida a su tierra como fuente de problemas… aunque en realidad los estén sufriendo. Cada vez más personas quieren que se cierre el conflicto sin importar cómo y están dispuestas a ceder a cambio de tranquilidad. Se ha manifestado un rechazo al 155, cuando en realidad son los independentistas quienes más quieren esa solución como salida a un laberinto en el que han decidido encerrarse. También es muy español tener compasión con el perdedor, sobre todo si le espera la cárcel. Nos gusta un final sin vencedores ni vencidos (38% de votos de las camisetas blancas de PSC + Podemos).

Los independentistas han engañado a toda la sociedad catalana, pero lo importante para la mayoría parece ser la tranquilidad. El conformismo. Para ello hay que salvarles. Los indultos y los pactos contrarios al interés general están cada vez más cercanos, sin necesidad de solicitarles empatía. Eso sí, el aspecto más positivo es que los partidos independentistas (ERC, JxCat y Front Republicà) se han quedado muy lejos de su techo de 2 millones de votos (1,6) y tan solo un 39%. Los constitucionalistas un 20%, a pesar de dos muy buenas candidatas… a ojos del resto de España. Y todo ello con un nivel de participación muy parecido al de las últimas autonómicas de 2017.

En cuanto a la debacle del PP. Creo que un aspecto fundamental ha sido la falta de cuajo de su líder. Cuando tienes ansiedad y quieres hacer muchas cosas en poco tiempo, el resultado es que finalmente las haces todas mal. Es curioso comparecer a las elecciones con el lema Valor Seguro, cuando los candidatos de los que te rodeas no transmiten ni de lejos esa seguridad. No puede culpar a la herencia de Rajoy, cuando él ha elegido su propio equipo abjurando del pasado (más de un 80% de renovación). Poner a Zape Egea como tándem dirigente junto a Zipi Casado no parece ser la mejor opción para suceder a Pantuflo Rajoy. El PP decidió convertirse en uno más y precisamente en eso se ha convertido. Además, el futuro no es alentador con designaciones como la de Dolors Montserrat como número 1 al Parlamento Europeo o la de Díaz Ayuso y Martínez-Almeida en Madrid.

Por los extremos, Podemos ha vencido a Vox. En este caso, su millón más de votos ha supuesto 18 escaños adicionales (casi el doble). Si ahora se hiciera una pregunta acerca de qué partido de los dos es más moderado, seguro que la mayoría fallaría a favor de Podemos. Curioso en un partido que prometía asaltar los cielos. Posiblemente sea porque las hipotecas favorecen la moderación… Me alegro de que Vox se haya quedado apenas en la valla del 10%, pero me preocupa que Podemos esté por encima del 14. Eso sí, ahí es dónde va a tener el primer escollo Pedro Sánchez, que podría llevarle a una repetición de elecciones (aunque sea poco probable). El crecimiento electoral del PSOE ha venido de aprovechar el apoyo gratis de Podemos en la moción de censura (sin entrar en el gobierno), lo que le ha proporcionado los focos mediáticos del poder, de los que Ivan Redondo ha hecho uso y abuso. Todo el rédito se lo llevó Sánchez y dudo mucho que Iglesias lo vaya a permitir nuevamente.

Si finalmente queremos dividir por bloques: la izquierda ha obtenido 11,2 millones de votos. La derecha igual. Un empate técnico que se traduce en 165 escaños de la izquierda por 149 de la derecha y 36 de nacionalistas y regionalistas. Ahora esto se ha de traducir en las 12 elecciones autonómicas de mayo, donde (con los datos de estas elecciones) la derecha estaría por delante en Madrid, Aragón, Castilla la Mancha, Castilla y León, La Rioja y Murcia; la izquierda en Navarra, Cantabria, Baleares y Asturias; y todo por decidir en Canarias y Extremadura. ¿Quién dijo aburrimiento?

Éste es el país que tendrá que gobernar Sánchez, con 425 mil votos menos que Rajoy hace 3 años. Panorama tremendamente dividido, aunque aparente ser una victoria abrumadora. Ojalá tenga éxito, aunque mi escepticismo sea elevado. Espero que haga un buen uso del Falcon… y que no le dé por escribir (o firmar) otro libro… o tesis.

Espinar: Lógica capitalista

No consigo entender por qué desde Podemos se habla de máquina del fango en el caso de Ramón Espinar, cuando todo el mundo ha aceptado que los hechos que se han publicado son correctos.

  • Se apuntó a una VPP en Alcobendas a la edad de 21 años, para comprar una vivienda de unos 90 metros cuadrados, con dos plazas de garaje y trastero, por 146.224 Euros, impuestos incluidos.
  • Nunca estuvo empadronado en Alcobendas
  • Le concedieron la vivienda dentro del 15% de libre disponibilidad que tenía la Cooperativa para personas que cumpliesen determinados requisitos. Él los cumplía: no tenía ingresos.
  • Entró dentro de ese 15% al ser uno de los primeros en inscribirse
  • Su familia le prestó el dinero para la entrada del piso (52.000 Euros). Luego le avalaron para subrogarse en la hipoteca del BBVA (92.000 Euros).
  • Semanas después de escriturar la vivienda, decidió no seguir aceptando la ayuda familiar y solicitó permiso para venderla. Lo obtuvo menos de 4 meses después de la compra.
  • Recibió la autorización para venderla por el precio máximo permitido por la Comunidad de Madrid.
  • Por la diferencia entre el precio de compra y precio de venta, obtuvo una plusvalía de casi 20.000 Euros, una vez descontados los impuestos correspondientes, que él abonó.
  • Todo se realizó dentro de la legalidad

Entonces, si ésos son los HECHOS, reconocidos por todos, no podemos acusar a ningún medio de publicar una noticia falsa. La discusión está en la VALORACIÓN de los mismos. Obviamente, todos tenemos la posibilidad de opinar, ¡faltaría más!, y nos pueden parecer más o menos COHERENTES las explicaciones de Ramón Espinar con las ideas por él manifestadas en otros foros… Porque la ideología se escribe en macro y los valores se demuestran en micro

Y yo realizo mis valoraciones y comento mis dudas:

  • Empezamos con los temas de principios / coherencia. Si en lugar de vender la casa hubiese renunciado a la misma, no habría obtenido un beneficio de 20.000 Euros. Una familia, necesitada de ayuda al no superar los ingresos máximos que permiten acceder a VPO, tuvo que pagar 30.000 Euros de más por ese mismo piso debido a su decisión (y el resto se lo quedó Hacienda).
  • Vender la vivienda por el precio máximo permitido por la Comunidad de Madrid, tiene toda la lógica del mundo… CAPITALISTA.
  • Por los datos que tenemos, él no puso dinero del ahorro obtenido por su trabajo, pero sí se quedó con el beneficio (¡su ROE fue infinito!) que empleó para pagarse un ordenador, un master… y algo más. El precio del máster que cursó, sin beca, está para el curso 2016-2017 en 3.153 Euros (siendo la matrícula el 30%, 945,90 Euros, que es lo que dijo que pagó). Y no conozco ordenadores que cuesten casi 17.000 Euros (al menos ordenadores personales).
  • Yo, con 21 años, nunca me planteé comprar una vivienda. Todavía no sabía a qué me iba a dedicar en la vida ni dónde iba a trabajar o vivir. Me alegra que él tuviese claro, a esa edad, que quería vivir en Alcobendas.
  • Entiendo que su decisión de comprar una vivienda en Alcobendas era una decisión a largo plazo, ya que, para él, la vivienda es un bien a ser utilizado y no un elemento de negocio / especulación a corto o medio plazo.
  • Según he leído en Internet vive de alquiler por 550 Euros al mes en el centro de Madrid. Si vivió y estudió (Ramiro de Maeztu) siempre en el centro y sigue haciéndolo, ¿por qué decidió comprar una vivienda precisamente en Alcobendas? No creo que fuese para invertir… ¿o sí?
  • Según su declaración de bienes de 2015 en el Senado, obtuvo unos ingresos de 7.841 Euros en 2014 y la fianza de arrendamiento de su casa fue de 550 Euros. Contando con que la fianza sea por el importe de un mes, gastó 6.600 Euros al año en su alquiler (84% de su renta). Además, tenía en cuenta corriente casi 5.000 Euros. Imagino que alguien le habrá ayudado (o habrá vivido de las rentas)… Algo no me cuadra.
  • La letra de una hipoteca por 92.000 Euros a un tipo de interés del 2.44% (el establecido en ese momento para la VPO), a 20 años sería de 482.82 Euros / mes, casi 70 Euros menos que su alquiler en el centro de Madrid. A 30 años, 360.64 Euros. Si ha declarado que estaba pagando 580 Euros, entonces el plazo debía ser 15 años
  • Yo nunca tuve acceso al 15% de libre disponibilidad de VPP. ¿Cómo se enteró de que se podía apuntar en esa promoción? ¿Dónde se publicitó? ¿Qué relación tenía con Alcobendas para comprar allí?
  • Solicitó vender su casa semanas después de escriturarla. ¿Qué expectativas tenía de ser capaz de pagar la casa por sus propios medios cuando se subrogó a la hipoteca? ¿Qué cambió en esas semanas para solicitar vender el piso?

En conclusión, tomó una decisión nefasta de inversión con dinero ajeno (de la familia) y obtuvo un beneficio de 20.000 Euros. Con 25 años, 20.000 Euros limpios es una pasta (más de 2,5 veces lo que ingresó trabajando en 2014).

En cuanto al hecho de publicar los medios la noticia al saberse que es la cabeza de una de las candidaturas de Podemos en Madrid, es lo más lógico. Los medios publican la información cuando puede tener mayor repercusión y vender más diarios, tener más visitas en sus Webs o más audiencia en la radio o televisión. De eso viven. Lógica CAPITALISTA.

En cualquier caso, creo que le han hecho la campaña a Ramón Espinar. Al menos de cara a elecciones internas. No hay nada mejor que un enemigo externo para unir fuerzas con el compañero agraviado. De eso Chávez y Maduro siempre han sabido mucho… De Rita Maestre, se habla poco.