Matrimonios y divorcios

Tradicionalmente se ha considerado que la derecha es liberal en lo económico e intervencionista en lo moral y la izquierda liberal en lo moral e intervencionista en lo económico. Dos grandes partidos a izquierda y derecha han protagonizado la democracia española desde la Transición. Sin embargo, su duopolio se ha visto dinamitado con la aparición de nuevas opciones para sus clientes (nosotros, los ciudadanos), ya acostumbrados a una atención cada vez más personalizada. Por tanto, los partidos vienen a dar respuesta a nuevos segmentos de población que no quieren asumir resignados contradicciones con sus modos de pensar.

La división ha afectado de manera más importante al centro y la derecha, que se ha visto dividido en tres grupos donde antes solo existía uno, frente a los dos en la izquierda que ya existían. Se ha afirmado que la aparición de nuevos partidos en la derecha han venido derivados de la corrupción que ha protagonizado el PP. Yo creo, sin embargo, que existen muchos más aspectos a tener en cuenta. Para empezar, la corrupción ha afectado a todos los sectores de la sociedad. No solo a la política y no solo a un partido. El cambio, en realidad, es inevitable y viene derivado de la aparición de una nueva sociedad líquida, en contraste con el mundo sólido de apenas hace un par de décadas. Una nueva sociedad en la que todo está en duda y todo es objeto de crítica. De hecho, este fenómeno de nuevos partidos no es exclusivo de España, sino generalizado, como lo vemos en la Francia de Macron.

Un ejemplo del cambio en la sociedad lo podemos ver en el concepto de matrimonio. Nadie en el PP quiere recordar ahora mismo su posición contraria al matrimonio homosexual hace 14 años y el recurso ante el TC para declarar la inconstitucionalidad de la norma aprobada por Zapatero. Si yo defiendo ahora mismo que el PP hizo bien a la hora de recurrir esa norma, se me tacharía de homófobo. Pero lo voy a intentar explicar y veremos cómo ésta es una de las causas que ha provocado que el centro y la derecha se hayan escindido en tres grupos.

Considero que es bueno, sano y razonable que en los cambios que se producen en las sociedades haya contrapesos, ya que provoca debate. Hace que todas las partes expresen sus argumentos (con manifestaciones si lo desean) y de ese diálogo se llega a una aceptación o rechazo por la mayoría de la sociedad. El recurso contra el matrimonio de personas del mismo sexo estaba basado en la consideración tradicional del concepto matrimonio a lo largo de la historia, que estaba basado en cuatro principios:

  • Unión de dos personas
  • Unión de personas de diferente sexo
  • Vocación de permanencia indefinida
  • Institución base para el desarrollo de una familia (hijos).

Por tanto, según una visión tradicional, una cuestión era que se igualasen los derechos entre las parejas de hecho (institución que ya ha caído en el olvido) y el matrimonio. Como habían realizado previamente figuras relevantes del PP, como Gallardón. Otra cuestión era que la institución que regulase la unión de parejas del mismo sexo tuviese el mismo nombre que el matrimonio tradicional. El colectivo LGTBI lo consideraba un importante paso para su reconocimiento y dignidad, por lo que era relevante que su unión se legislase del mismo modo que para los heterosexuales. La historia ha dado la razón en España al colectivo LGTBI.

El TC sentenció que era un derecho constitucional, con lo que quedó avalado el matrimonio homosexual. Con esto se cerró el debate en España. Pero la decisión de recurrir por parte del PP también tuvo consecuencias para ellos. Muchas personas que son liberales en lo económico también lo son en lo moral y se sintieron incómodos con esa posición. Primera escisión entre los votantes del PP. Aparece un nuevo espacio. Lo ocupa Ciudadanos.

Ahora mismo, nadie en el PP se plantearía realizar un recurso como el que realizó hace más de una década. De hecho, importantes dirigentes gays de su partido se han casado, siendo testigo en primera fila la dirección en pleno. Tras 15 años, el PP se ha sumado a la nueva definición de matrimonio que es aceptada por la mayoría de la sociedad. Unión de convivencia de dos personas. Una definición que apenas tiene la oposición del 7% de los españoles entre 18 y 35 años. La postura del PP pasa a ser de respeto ante lo que está legislado. Solución tecnocrática.

De los cuatro elementos que definían el matrimonio tradicional solo sobrevive uno (por ahora) en la sociedad española actual. La vocación de permanencia indefinida contrasta con que el 60% de los matrimonios termina en divorcio. Tener descendencia no se considera un elemento esencial para las parejas y se ha incrementado el número de DINKIs (Double Income No Kids), donde tener tiempo y recursos para la realización personal es su filosofía de vida en pareja. De la diferencia de sexo en la pareja ya hemos hablado. Únicamente queda la consideración de la unión de dos personas (hasta que el poliamor acabe con ella). En ese momento surge otra grieta en la derecha. Los que siguen defendiendo el matrimonio tradicional frente a la “derechita cobarde” y la “izquierda radical”. Segunda escisión de los votantes del PP. Aparece un nuevo espacio. Lo ocupa Vox.

Se trata de un ejemplo de transformación de un grupo social en tres distintos (liberales, tecnócratas y tradicionalistas). Considerarlo el único elemento sería absurdo y reduccionista. Frente a estas diferencias, existen otros dos elementos de unidad fundamental entre los tres partidos del centro y la derecha (aunque con matices): la unidad de España frente a nacionalismos y, la más importante, la economía. Los tres partidos defienden un estado que no sea intervencionista, favorecer la iniciativa privada, reducción de impuestos… Esto provoca que, mientras se pelean por lo moral, hayan sido capaces de acordar la constitución de gobiernos. Con las cosas de comer no se juega.

Mientras tanto, en la izquierda el camino es el inverso. Los dos grandes partidos están en principio de acuerdo en lo moral. Su posición es a priori liberal en muchos aspectos (a pesar de relación histórica de los regímenes comunistas con los homosexuales), aunque sea intervencionista en otros, como prostitución o gestación subrogada, en la que están de acuerdo con las posiciones de Vox y la mayoría del PP.

Pero la diferencia se presenta en la economía. Mientras parecía que Podemos le podía comer la merienda a los socialistas en la oposición (aprovechando los efectos de la crisis), el mensaje que daba el PS era de ser igual de intervencionistas o más que ellos. Una vez que Podemos se ha hecho el harakiri (casoplón incluido), ya no interesa ocupar esa posición de izquierda radical, sobre todo cuando estás en el gobierno. Ahora lucha por ocupar el espacio de un partido socialdemócrata moderado, liberal en lo económico, pero con matices. Matices que, por cierto, también tienen el PP y Cs.

 EconomíaMoral
Podemos25
PSOE47
Ciudadanos79
PP63
Vox92
1.  Intervencionista  
10. Liberal  

Todo este análisis vendría a dar la razón a James Carville (asesor de Bill Clinton en las elecciones americanas de 1992) cuando decía: “es la economía, estúpido”, y que éste sea el motivo del matrimonio de la derecha a la hora de formar gobiernos y el divorcio de la izquierda para el gobierno de la nación. Al menos son muchos los análisis que se pueden leer en este sentido.

Pero quizá esté completamente equivocado y se trate simplemente de excusas de tácticos políticos para ganar más parcela de poder. De hecho, el PS ha llegado a acuerdos con ese partido que considera un peligro para España (incluyendo algunas complicidades con indeseables en lugares como Navarra) en ayuntamientos, diputaciones y comunidades autónomas. Quizá ya lo importante no sea cazar ratones, como decía Den Xiaoping. Quizá el nuevo lema de Pedro Sánchez deba ser: Gato blanco o gato negro, lo importante es que yo resista en el poder. Tan solo me queda una esperanza. Que PS salga del armario, deje a Begoña y sea la primera persona en la historia mundial que celebre consigo mismo su automatrimonio.

Mientras tanto, winter is coming.

2 comentarios en “Matrimonios y divorcios

  1. Pingback: Cuatro bodas y una pastilla – Zihuatanejo

  2. Pingback: Gafas – Zihuatanejo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s