Despacito

Josep Bou, panadero de profesión y político de devoción, explicó recientemente en una entrevista radiofónica el secreto para que el pan permanezca tierno más tiempo. La respuesta a tal misterio está en el periodo de fermentación de la masa. Cuanto mayor es, el pan se mantiene en mejores condiciones por periodos más largos. Y es que las prisas son malas consejeras. Que nos lo digan a los conductores en Lima, donde a causa de las urgencias de muchos por mantener el derecho a pasar primero en las intersecciones sufrimos todos las consecuencias de atascos eternos.

Todos los años en España, mientras el Rey pronuncia su tradicional Discurso de Navidad, hay personas que se precipitan (como en tantas otras cosas) en solicitar el final de la Monarquía. Es posible que estemos conviviendo con nuestros últimos monarcas. No hay duda de que si la actual familia Borbón no cumple con sus funciones de primeros funcionarios de España, no se va a buscar como reemplazo a una nueva familia Saboya. Los deslices del Rey Emérito, perdonados por su papel esencial en la llegada de la democracia a España, no van a ser permitidos a sus sucesores. Del mismo modo que si el heredero fuese Felipe Juan Froilán de Todos los Santos o la Duquesa de Palma, España ya sería republicana… y la gente seguiría siendo igual de izquierdas, de centro o de derechas que en la España monárquica.

Mientras dicho fin llegue, tendríamos que aprovechar que nuestro Rey es un profesional de gran valía, como pudimos comprobar este año en Perú. Una persona conocedora de la realidad de los españoles, que es recibido con respeto y afecto por las máximas autoridades de los países a los que visita y que es núcleo de unión y encuentro para los españoles a los que convoca. Si tenemos un activo que aporta más valor que coste, ¿por qué renunciar a él? Además, en estos tiempos que vivimos del fin del heteropatriarcado, sería una lástima perdernos a una Reina que no se llame Isabel.

La misma precipitación con el fin de la monarquía se produce con aquellos que quieren prohibir también la tauromaquia. Del mismo modo que hace pocas décadas Manolete, Paquirri o Curro Romero eran estrellas reconocidas por toda España, hoy en día solo los más avezados aficionados saben que una de las más importantes estrellas del toreo es un peruano, Roca Rey. La mayoría de los jóvenes, mientras tanto, están más preocupados por los nuevos personajes del Fortnite que de las corridas. Cada vez está más cercano el momento en que la gente dejará de asistir a las plazas de toros. Con ello se extinguirán los toros de lidia, para profundo lamento de los ecologistas.

Demos a cada cosa su tiempo. Del mismo modo que dos muletazos mal tirados no hacen faena, una eyaculación precoz no hace un polvo. Por eso, solicito a nuestros políticos precoces (y precozas), que sean un poco más profundos y se esmeren un poco más en temas relevantes para el bienestar de los ciudadanos. Hace mucho tiempo que no siento un orgasmo democrático. Pero despacito que, con las prisas, la barra se vuelve chiclosa.

3 comentarios en “Despacito

  1. Pingback: Bandera feminista – Zihuatanejo

  2. Pingback: Perdón – Zihuatanejo

  3. Pingback: La estatua de Tamar – Zihuatanejo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s