Elecciones Europeas 2014

Siempre es complicado valorar unas elecciones a 9.000 kilómetros de distancia, pero lo voy a intentar…

Los resultados de las Elecciones Europeas del pasado fin de semana han mostrado un panorama desconocido en España desde la Transición. Habrá que ver si es el inicio de una nueva tendencia o es un toque de atención a las grandes formaciones políticas tradicionales. La consolidación o no se verá en las próximas elecciones municipales y autonómicas y, sobre todo, en las próximas elecciones generales.

Sin tener en cuenta las peculiaridades de las regiones con nacionalismos, el elemento dinamizador de la política en los próximos meses va a ser Podemos. A partir de ahora los focos se van a centrar en ellos y sus propuestas van a ser analizadas con más detalle y hay que ver cuál es el posicionamiento del resto de fuerzas políticas. Podemos ha tomado la iniciativa.

Las propuestas de Podemos se pueden clasificar en dos grandes grupos. El primero de ellos está relacionado con la regeneración de la política (democracia interna en los partidos políticos, referéndums vinculantes, intolerancia contra la corrupción, no a las puertas giratorias…) y el segundo de ellos con un cambio radical del modelo económico existente (salario mínimo por el hecho de ser ciudadanos, nacionalización de las empresas de servicios públicos, sueldos máximos…). El primer grupo de medidas cuenta con un respaldo muy mayoritario. Es posible que las segundas puedan tener también apoyo, sobre todo en momentos de indignación, pero son inviables.

El partido que puede estar en mejor posición ante esta nueva situación creo que puede ser el Partido Popular. Para empezar por un hecho obvio, son los que están en el poder y pueden implementar medidas que le acerquen a su electorado, sobre todo si se consolida la recuperación económica. El votante de centro derecha se ha desmovilizado, pero su voto no se ha fragmentado. El PP no cuenta con tanta presión de su electorado por aspectos de democracia interna, aunque si quiere recuperarse, está claro que tiene que hacer limpieza de dirigentes ya amortizados o con una trayectoria poco edificante (por decirlo suave). No obstante, si se acomodan viendo lo que sucede en otras fuerzas políticas y no intentan recuperar la comunicación con su electorado, pueden tener problemas.

El PSOE está en una posición complicada. Ha perdido la iniciativa y ha de tomar decisiones para definir qué quiere ser. En primer lugar tendrá que virar hacia las iniciativas de regeneración democrática de Podemos, porque sus votantes se lo solicitan. En el aspecto económico tiene dos opciones. La primera, moderada, pasa por asumir sin rubores que la imagen del PPSOE existe y no tiene por qué ser mala. Asumir que son dos grandes partidos de ámbito nacional que pueden acordar muchas cosas en el modelo de estado (territorial y económico), y que las diferencias que tienen en realidad son de matices. Insistir en su convencimiento en la economía de mercado con los mecanismos correctores socialdemócratas. La otra alternativa es acercarse a posiciones más radicales de izquierda, pero por su trayectoria puede ser complicado conseguir credibilidad por parte de la ciudadanía, no serían los impulsores de esas medidas y dejarían descubierto el centro. En cualquier caso, el PSOE va a contar a su favor con la atención mediática que supone el cambio de dirección que va a tener. Eso les garantiza mayor visibilidad y poder presentar sus propuestas, que ya hace tiempo que no son escuchadas por la ciudadanía.

UPyD sería el partido a priori llamado a luchar por la fuga de electores del PP, y su objetivo debería ser ocupar el espacio de centralidad entre el PP y el PSOE. Uno de los problemas con los que se puede encontrar es la sensación de estancamiento (después de grandes expectativas) y la llamada al voto útil ante una sensación de radicalización de las posiciones en los partidos de la izquierda. UPyD tiene bien definida su imagen en cuanto a su postura con relación a la articulación del estado, pero no percibo que la ciudadanía tenga clara su posición o capacidad en otros sectores, como el económico o social. Deberían incidir en eso. Aunque hacen énfasis en regeneración democrática, también presentan la imagen de un partido muy personalista, lo que no cuadra mucho con la reclamación de mayor democracia interna. También les tendría que hacer pensar el hecho de que Ciudadanos haya conseguido 100.000 votos en Madrid o 50.000 en Valencia. Se hace urgente una unión de estas dos fuerzas si quieren crecer como alternativa de peso

IU también tiene sus retos. Tiene lo que le falta a Podemos y le falta lo que tiene Podemos… con un mensaje similar. IU es una agrupación de partidos con una amplia trayectoria y muy vinculado a sindicatos, muy estructurado y con mayores dificultades para aplicar una mayor democracia interna, que es lo provocó la escisión de Podemos. Habrá que determinar si termina existiendo cabida para las dos organizaciones o qué trasvase de votos se puede producir, que pienso que puede ser más de IU a Podemos que viceversa. Juega en su contra que el comunismo feneció en los 90 y el bolivarianismo todavía existe

Podemos tiene la iniciativa y tiene el mensaje, pero les falta estructura. En elecciones municipales o generales tienen que organizar una estructura mayor e identificar líderes en cada una de las circunscripciones que enganchen con la gente. Ya van a estar en la lupa de mucha más gente y van a tener que defender ideas que ya han demostrado su fracaso en países como Bolivia o Venezuela. Si su trayectoria sigue ascendente, tendrán que ver con quién gobiernan, las medidas que toman… es decir, decidir si se integran en el sistema, con la presión que implica perder el apoyo de los antisistema (¿les llegarán a considerar “casta” algún día?)

En resumen, los partidos políticos han de tomar decisiones en los próximos meses. La fragmentación de la izquierda y la Ley D’Hondt pueden propiciar que el PP con un porcentaje algo superior al 35% de los votos pueda consolidar una mayoría amplia en el parlamento. El voto del miedo les puede ayudar también. Muy importantes serán las próximas elecciones municipales y autonómicas, los cambios de poder que se puedan producir, las políticas de pacto que tomen los partidos y las primeras decisiones que tomen los nuevos gobiernos.

Lo que está claro es que a partir de ahora los partidos políticos van a tener que explicarse más y mejor a sus electores, lo que es muy positivo, sobre todo después de la campaña electoral tan mediocre que hemos vivido en las europeas.

Un comentario en “Elecciones Europeas 2014

  1. Pingback: Bisagras – Zihuatanejo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s