Referentes

En estos días que vivimos, escuchamos lamentos ante la orfandad de referentes que sufre nuestra sociedad. Todas las noticias de corrupción de personas que deberían ser ejemplares sirvientes de la comunidad han supuesto una fuerte depresión para muchos. Posiblemente la culpa de la depresión es nuestra, ya que somos incautos al pensar que las sociedades se construyen de arriba hacia abajo y no al revés y no somos capaces de buscar la inspiración en el lugar correcto.

Las noticias constantes de corrupción que estamos viviendo actualmente forman parte de una historia tantas veces repetida en nuestro país, como reflejo de esa España que, en la escasez, llegó hace siglos a los lugares más recónditos e ignotos del planeta o construyó un milagro económico hace escasos años, mientras que en la abundancia perdió imperios y entró en grandes crisis económicas y de valores.

La foto que acompaña el artículo es de 1980. No hace tanto tiempo. Es la realidad de una España profunda, unas veces árida y otras inclemente, cuya sangre y sudor ha alimentado a los grandes centros de producción en Madrid, Barcelona o Bilbao… Gente humilde que ha trabajado de sol a sol rompiéndose el espinazo para sacar su familia adelante. Gente humilde que tuvo que sacrificarse para ver cómo sus hijos de despedían de sus padres y dejaban atrás la casa del pueblo en que nacieron en busca de una educación y un futuro mejor.

La foto es de mis abuelos, Esther y Julio. Ellos, mediante sus sacrificios, ayudaron a que sus nietos pudiesen gozar de unos niveles de prosperidad que nunca se pudieron imaginar. Ellos son el referente en los que me fijo para el futuro que pueda dejar a mis hijos y nietos. No les podemos fallar.

Yo he tenido la suerte de tener estos referentes, entre otros. Seguro que todos y cada uno de nosotros podemos encontrar esas personas que nos inspiren para hacer de España ese país en el que todos queremos vivir. No podemos excusarnos en las miserias de otros, menos en las de nuestros representantes, para no cumplir con nuestras obligaciones y convertirnos en los referentes de nuestros hijos y nietos.

6 comentarios en “Referentes

  1. Pingback: Promesas – Zihuatanejo

  2. Pingback: La estatua de Tamar – Zihuatanejo

  3. Pingback: Estado de alerta – Zihuatanejo

  4. Pingback: Envidia – Zihuatanejo

  5. Pingback: Gafas – Zihuatanejo

  6. Pingback: Bourbon – Zihuatanejo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s